aportacion de rama de actividad contabilidad fondos propios contabilidad

Comunmente, el contribuyente poseedor de la mayor parte del capital popular de una entidad mercantil tiende a detectar el patrimonio de la sociedad donde participa con el patrimonio personal. Tal y como si por el mero hecho de ostentar la mayor parte del capital popular, su patrimonio personal y el popular tuviesen una misma titularidad. Esto se prueba primordialmente en la manera en que este usa los elementos materiales propios de la compañía (inmuebles, efectivo, etcétera.).

En este sentido, suponemos oportuno rememorar que, como norma establecida, las aportaciones no dinerarias por la parte de un individuo física de activos de su propiedad así como inmuebles, acciones, actividad económica, etcétera. a una sociedad mercantil suponen una perturbación en la composición de su patrimonio y, por consiguiente, va a deber integrar en la base imponible de su IRPF la renta efectiva que se le produzca consecuencia de esta transmisión.

Traspaso de activos mediante una venta al pasar de autónomo a SL

Una vez ahora se creó la compañía, vas a deber efectuar el traspaso de los distintos activos mediante su venta en la sociedad en cuestión.

Se hará de manera que la compañía adquiera la titularidad de exactamente los mismos en lugar de una contraprestación.

Este activo inmaterial, que se había generado por el vendedor y que transmite, no había podido recogerse en su contabilidad hasta el día de hoy de la venta de la compañía, que sí semejante al sobreprecio que recibe y que se corresponde con la organización de la compañía, las relaciones de clientela u otros componentes que han incidido favorablemente en el valor. En sentido inverso, para el cliente el «fondo de comercio», y ya que sí lo ha abonado, puede reconocerse en su contabilidad, desde la perfección del negocio de adquisición, por el importe excedente, incluido en el valor acordado, que se corresponde con la diferencia entre el importe pactado y el valor de los elementos patrimoniales comprados (el valor si es una venta de compañías; o el valor de los elementos de patrimonio entregados si nos encontramos frente a una operación societaria -fusión , escisiones, aportaciones de rama de actividad, etcétera.). Su importe va a poder conseguirse de manera parcialmente accesible deduciendo al valor acordado por la operación el valor neto de los activos y pasivos entregados. De ahí que, el «fondo de comercio solo es contabilizado si la compañía se ha conseguido a título oneroso.

El Real Decreto 602/2016, de 2 de diciembre (BOE de 17 de diciembre), ha procedido a efectuar una modificación del Plan General de Contabilidad y, entre otras caracteristicas, ha creado reglamentariamente la modificación del arte. 39.4 CCom., introducida por la predisposición final primera de la Ley 22/2015, que suponía la transposición a nuestro ordenamiento de las reglas previstas en la Directiva 2013/34/UE, de 26 de junio de 2013, que regula de manera diferente, hasta la actualidad, lo pensado para el régimen contable de los inmovilizados intangibles, entre ellos el «fondo de comercio».

En el momento en que una sociedad incurre en pérdidas y no posee reservas suficientes para compensarlas, los asociados tienen la posibilidad de dar dinero para llevar a cabo esta compensación sin precisar efectuar una ampliación de capital…

¿Exactamente en qué radica?

Deja un comentario