cesion de creditos comerciales contabilidad por un precio inferior

Muy frecuentemente, las compañías ceden la facturación de su cartera de clientes del servicio a un tercero, a través de un contrato de “Factoring”, con el propósito de financiarse transformando las ventas aplazadas en ventas al contado y/o externalizar el trámite administrativo de administración del cobro a este tercero llamado “Aspecto”, y la contraprestación de estos servicios financieros y/o administrativos es una comisión.

El “Factoring” radica en la cesión de créditos comerciales en un corto plazo. O sea, las compañías ceden los créditos comerciales derivados de sus carteras de clientes del servicio al “Aspecto”, a un precio preciso, a cambio del derecho de cobro sobre sus clientes del servicio que las compañías ceden.

Ejemplos de derechos de cobro

Llegados a este punto es primordial poner en valor toda esta información y verlo reflejado en ejemplos reales para ver dónde y de qué forma se ven aplicados estos derechos de cobro cobro y exactamente en qué campos son más frecuentes que en otros. Asimismo sabiendo la una parte del acreedor y del moroso.

Logramos hallar varios ejemplos de reconocimiento de derechos de cobro y enumeraremos ciertos de ellos para reconocerlos a primer aspecto.

Los costos de circulación de los créditos

La circulación de derechos de crédito es muy costosa debido al carácter incorporal. El adquirente de un crédito debe tener miedo que su interés en la adquisición se frustre a fin de que se materialice alguno de los próximos peligros (Paz-Labres):

  • peligro de vida, esto es , el peligro de que el crédito no permanezca verdaderamente, tal es así que en el momento en que el cesionario se dirija contra el moroso cedido por cobrar, este le oponga la inexistencia del crédito, esto es, se niegue a abonar aduciendo que él no debía nada al cedente y que el cesionario fué engañado por el cedente;
  • peligro de rigidez, o sea, el peligro de que el crédito no sea como el cedente dijo que era (ej. el cedente afirma que el crédito que cede vencía el día 1 de junio y el moroso cedido asegura, en el momento en que se le demanda el pago por el cesionario, que el vencimiento era el 1 de octubre);
  • peligro de pertenencia, esto es, el peligro de que el cedente no fuese titular del crédito cedido, tal es así que el adquirente, según las reglas en general, no adquiriría nada (nemo alii transferre potest quam ipse habeat ) (ej. venta de un crédito extraño);
  • peligro de liberación del moroso, o sea, el peligro de que el moroso cedido se niegue a abonar el crédito al cesionario aduciendo que el crédito se ha extinguido por el hecho de que él ahora pagó el cedente;
  • peligro de prueba, esto es, la contrariedad que piensa para el adquirente probar al moroso que él es el titular del crédito y
  • peligro de insolvencia, esto es, que el crédito no logre ser cobrado por el hecho de que el moroso cedido es insolvente.

Deja un comentario