codigo de comercio contabilidad principio de fondo realidad económico

Ya que la AEAT apela en los últimos tiempos (más que nada tras el nuevo PGC) al comienzo de prevalencia del fondo sobre la manera para batallar algunas proposiciones de planificación fiscal, frecuentemente por legítima y también inigualable que sea, procede dedicar unas líneas en ese espacio. Nótese, además de esto, que la invocación del principio citado (substance over form) es el que está tras la iniciativa de la reforma de la LGT que dejará imponer sanciones en los presuntos de enfrentamiento en la app de la regla (viejo estafa a ley tributaria).

El principio de que en nuestro derecho tributario “el fondo predomina siempre y en todo momento sobre las formas” -que quiere extraerse del tenor de los productos 13, 15 y 16 de la LGT (…)- y con él resucitar la vieja y también injuriada teoría de la interpretación económica del Derecho tributario, es un principio propio de regímenes déspotas, que fué por unanimidad rechazado tanto por la doctrina (en especial tras el definitivo estudio monográfico de Ezio VANONI sobre la Naturaleza y también interpretación de las reglas tributarias) como por la jurisprudencia pues no funciona con el Estado de Derecho. Fue proscrito por el arte. 23 de la LGT de 1963 (“Las reglas tributarias se interpretarán conformemente con los criterios aceptados en Derecho”), y la proscripción se mantuvo con exactamente el mismo tenor en el art. 12 de la LGT vigente. El concepto de este precepto, supuestamente inofensivo por ser evidente lo que dicen, se comprende en su contexto histórico y no es otro que despedir del derecho tributario español cualquier traza de interpretación económica, o con criterios destacables o extrajurídicos .

3.3.-Cuidado de las “resoluciones comerciales” en los contratos repetidos, que pasan a ser la regla.

En los contratos antes repetidos y en este momento unificados, corresponde asegurar que se dio, por norma general, prioridad a la solución comercial sobre la solución civil, la que hace aparición regulada como regla, al paso que la solución civil queda , en ciertos casos, como salvedad según las situaciones. Ejemplo de esto son, en temas de compraventas, la venta de cosa extraña (art. 1132), la señal confirmatoria (art. 1059), y la obligación de dar factura que se alardea cuenta liquidada (art. 1145), todas y cada una de las que consagran resoluciones comerciales. Además de esto, se expanden a las relaciones no comerciales las opciones del “arbitraje” (art. 1649) y la representación negocial (art.367), que son instituciones mercantiles habituales.

De acuerdo establece el art. 5º de la ley 26.994, las leyes de contenido mercantil que en la actualidad tienen dentro, complementan o están incorporadas en el Código de Comercio (salvo las de manera expresa derogadas por el art. 3º), sostienen su vigencia como leyes que complementan el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación. Consecuentemente sostienen su vigencia, por ejemplo, las próximas leyes y reglas mercantiles: leyes 928 y 9463 (Warrants), 9644 (Parte agraria), 11.867 (Transferencia de Fondos de Comercio), 17.418 (Seguros), 20.092 (Entidad) (Navegación, habiéndose incorporado ciertos productos del libro Tercero del Código de Comercio derogado), Dec.ley 5965/63 (Letra de cambio y pagaré); (Sociedades del Estado), 21.526 (Entidades financieras), 21.768 (Registros Públicos), 22.312 (IGJ), 22.315 (IGJ) ), 22.362 (Fabricantes), 23.576 (Obligaciones discutibles), 44. (Financiación, relativamente), 24.481 (Patentes), 24.452 (Diálogos) Talones), 24.522 (6). (Confidencialidad), 25.065 (Tarjetas de crédito), 25.156 (Defensa de la rivalidad) y 26.831 (Mercado de capitales); Dec. 897/95 (Parte con registro) y Dec. 142.277/1943 (Sociedades de Capitalización y Ahorro).

Deja un comentario