comision de venta iva contabilidad no en nombre pripio

La comisión, entendida como un contrato por el que un individuo se dirige a otra para producir una obligación por cuenta de un tercero, es una figura muy usada en el planeta empresarial, cerca del como se generó un modelo de negocio muy concreto como podemos consultar hoy día en la manera de operar de las agencias de viaje o de las corredurías de seguros entre otros muchos ejemplos.

A fin de que este contrato sea mercantil, pide el Código de comercio cuyo objeto sea un acto de comercio y que sea mercader o agente intermediario de comercio el comitente o el comisionista.

Comisión en el momento en que se actúa en nombre extraño o en nombre propio

Todo lo citado hasta la actualidad en el presente artículo afectaría a un género de comisión por cuenta extraña, en el caso de que el comisionista sencillamente ofrezca un servicio, por servirnos de un ejemplo sugiriendo que otras compañías adquieran un preciso producto, por el que recibe un dinero.

No obstante, si el comisionista actúa en nombre propio, la situación cambia completamente ya que en un caso así quien va a recibir la comisión da de forma directa los modelos o servicios, siendo este profesional, o compañía, quien va a deber contestar en frente de las compañías que contraten.

a)  Comisión de compra actuando el comisionista en nombre extraño.

El 12 de enero de 2015 el comitente ocupa al comisionista la adquisición de unas mercancías por importe de 1.000 euros.

contabilidad

El importe de la comisión es del 5% y va a ser abonado a fin de mes. El 14 de enero de 2015 el comisionista efectúa la adquisición.

Contabilidad del Comitente

b) Comisión de venta actuando el comisionista en nombre propio

Devengo: El producto 75 de la ley establece el instante del devengo del IVA

“El devengo del impuesto se genera en el instante en que el comisionista realice la distribución de los propios recursos al cliente, va a ser entonces en el momento en que contabilicemos el IVA”

¿De qué manera facturar?

En el caso de cobrar comisión por ventas de un bien o servicio a un tercero, el comisionista va a deber enseñar la factura al desarrollador o prestador del servicio, introduciendo como término la comisión. Se puede facturar separadamente cada operación, introduciendo la suma total a sentir y el IVA. No obstante, en ciertos casos, se opta por efectuar facturas por mes o cada tres meses por una cuestión de economía de trámites.

En la situacion de la comisión en nombre extraño, el comisionista incluirá el importe total de la comisión y repercutirá el IVA, según lo preparado en la presente Ley de IVA. Este es la situacion más habitual, más que nada tratándose de recursos con prominente valor y poca rotación, y es un modelo de negocio al que están abiertas la mayor parte de pequeñas y medianas empresas pues evitan asumir ciertas cargas financieras.

Deja un comentario