como contabilidad una compra de un coche con leasing

Para contabilizar el leasing financiero debemos tener presente 2 puntos:

  1. El arrendatario debe contabilizar el bien conseguido a través de leasing financiero, como un activo y un pasivo.
  2. El canon por mes de arrendamiento debe dividirse en abono a capital y gasto financiero.

IS

Primeramente, hay que distinguir si hay, o no, inquietudes razonadas sobre el ejercicio de la opción de compra.

  • Si no hay estas inquietudes, al tiempo va a deber marcar la diferencia si se reúnen las condiciones previstas en los apartados 5 y 6 del producto 106 de la Ley del Impuesto sobre Sociedades:

Qué es el leasing

Seguramente es una palabra que hemos leído o escuchado a nivel profesional pero no hemos conocido ofrecerle una definición adecuada. El leasing es un contrato de arrendamiento financiero que incluye una alternativa de compra para el arrendatario que va a poder ejercerse en el final del contrato por un precio marcado por adelantado (que tiene por nombre valor residual) y que debe configurarse en el contrato.

En otras expresiones, es una manera de financiación en un largo plazo, con opción de compra en el final del arrendamiento, un alquiler con derecho a compra.

¿Exactamente en qué género de taburete contable se refleja un renting?

El renting se considera un arrendamiento operativo o arrendamiento empresarial, puesto que hablamos de un alquiler y no es requisito confundirlo con el contrato de leasing, que sería un arrendamiento financiero, en tanto que la opción de compra está asegurada.

Por consiguiente, al tratarse el renting de un arrendamiento, en el contrato no se trasfiere la propiedad del bien, esto quiere decir que el turismo no es de tu propiedad y, por consiguiente, no es amortizable. Debes reflejarlo en la contabilidad como un alquiler mucho más, o sea, un gasto contable.

¿Qué es el leasing?

El leasing, asimismo popular como arrendamiento financiero, es una operación a través de la que el arrendador traspasa el derecho a usar un bien al arrendatario, a cambio del pago de una sucesión de rentas a lo largo del tiempo de duración del contrato. Al terminar, la compañía arrendataria tiene tres opciones: puede obtener el bien arrendado, devolverlo o renovarlo.

Su propósito primordial es la financiación de un activo preciso que logre ser productivo en la actividad diaria de una compañía. Es una operación poco a poco más frecuente merced a la elasticidad que da. Más que nada, por la oportunidad de poder emplear un factor de inmovilizado sin la necesidad de desembolsar la integridad del valor de adquisición y puede adquirirse en el final del contrato por el valor contable de ese instante.

Deja un comentario