como diferenciar de un bien derecho u obligaciones en contabilidad

El moroso es la persona obligada a realizar una obligación oa abonar una proporción de dinero al acreedor a través de un convenio festejado entre ellos.

Tanto el acreedor como el moroso son los sujetos que intervienen en una obligación jurídica y los dos tienen la posibilidad de ser tanto personas físicas como personas jurídicas. Esta obligación del moroso radica en cumplir una prestación de ofrecer, llevar a cabo o no.

¿Qué es lo que significa ser un individuo física?

En términos fiscales, un individuo física es aquel sujeto que efectúa una actividad económica como vendedor, usado, profesionista, mercader, etcétera. Este tiene derechos y obligaciones.

Esto se traduce en que es un humano que por el mero hecho de existir tiene la oportunidad de conseguir derechos y obligaciones en la ley y la institución. La persona puede comenzar a tener estas obligaciones en el instante de cumplir la mayor parte de edad o en el momento en que comienza a trabajar formalmente.

Clasificación de compañías jurídicas

  • Sociedad por Acciones Simplificada 
  • Sociedad Limitada
  • Compañía Unipersonal
  • Sociedad Anónima
  • Sociedad Colectiva
  • Sociedad Comandita Fácil
  • Sociedad Comandita por Acciones
  • Compañía Asociativa de trabajo

Documentos precisos para crear una cuenta como persona jurídica frente a la Cámara de Comercio de Bogotá CCB:

La contabilización de los impuestos

En los ejemplos expuestos hasta aquí, no s se tuvo presente el efecto fiscal de las operaciones de compra y venta de activos. Las entregas de recursos y posibilidades de servicios efectuadas por hombres de negocios o expertos acostumbran a estar sostienes al impuesto sobre el valor añadido (IVA). Por consiguiente, independientemente de otros impuestos indirectos que, en su caso, pudiese grabar una operación, los hombres de negocios tienen que registrar, en vez separados, el IVA permitido (o sea, el IVA que debe abonar quien adquiera un bien o servicio) y el IVA repercutido (o sea, el IVA que debe cobrar el empresario que enajena un bien o preste un servicio) a sus operaciones de compra y venta, respectivamente.

Si el IVA permitido es superior al IVA repercutido, el empresario está en su derecho a que se le reembolse la diferencia. Consecuentemente, al seguir a la regularización de forma anual del IVA, va a deber agarrar un derecho de crédito en frente de la Hacienda Pública en el activo del cómputo. Si, por contra, el IVA permitido fuera inferior al IVA repercutido, el empresario va a tener una obligación de pago por la diferencia. Consecuentemente, al seguir a la regularización de forma anual del IVA, va a deber agarrar una obligación de pago en frente de la Hacienda Pública en el pasivo del cómputo.

Deja un comentario