como la contabilidad en un fondo de la sareb

¡Pasan y vean, señoras y señores!, ¡Eso es contabilidad creativa, el mayor espectáculo de todo el mundo! Pues el día de hoy no vamos a hablar de macro o micro, ni de estadísticas, no de ciudades o de fenómenos paranormales. El día de hoy charlamos de la fácil y corriente contabilidad. Esta que creó el fraile, hacia finales del siglo XV, y que, esencialmente, proseguimos utilizando actualmente, solo que con algo de mayor ornamentación para probar la aptitud creativa de todo el mundo moderno. Ocasionalmente, es requisito intentar temas rutinarios, de la vida real, no de elucubraciones teóricas.

Comenzaré por enseñar a la primordial personaje principal, por un día, de nuestro enorme espectáculo. Tiene por nombre Sociedad de Administración de Activos Que proceden de la Reestructuración Bancaria, SA, asimismo famosa como SAREB o banco malo, si bien a sus administradores no les agrada ese apelativo. SAREB es la sociedad construída, a fines de 2012, para hacerse cargo de la administración de los activos tóxicos de la banca, singularmente de los bancos intervenidos por el estado, y que tiene una vida programada de 15 años. Desde aquí me atrevo a garantizar que no va a tener esa duración.

La génesis del inconveniente

Para apreciar con objetividad la SAREB es indispensable la visión que da comprender bien su origen. A inicios del decenio de 2010 la economía de españa languidecía gracias a la crisis financiera y también inmobiliaria que empezó en 2007. El PIB cayó el -3,8% en 2009, se atascó en 2010 y reculó prácticamente un punto 2011 (Figura 1). La tasa de paro pasó del diez,5 en el 2007 al 22,5% en el 2012, mucho más del doble. Simultáneamente, la prima de peligro se disparaba sobre los 400 puntos básicos. En la primera plana del New York Times, fotografías de compatriotas intentando encontrar comida en contenedores. En la primera plana del Financial Times, los últimos estertores de Bankia y Cajamadrid. El campo bancario colapsado, intentando de digerir el ladrillo que anegaba sus cómputos (ofertas a medio finalizar en la mitad del factor, créditos incobrables, suelos sin valor). Era entre los instantes mucho más frágiles de los últimos 50 años. ¿De qué forma habíamos llegado hasta ahí?

La bonanza económica de los decenios de 1990 y 2000 fue extendida y prometedora. Las permanentes creaciones en multitud de campos, en especial los vinculados a la información, la comunicación y la informática, produjeron actualizaciones extendidas de eficacia. La inflación, muy contenida, dejó un largo periodo de géneros de interés bajos. Y aquí comenzó a formarse la catástrofe.

Reinventarse o fallecer

¿Es este el futuro del presente Sareb? Podría ser. La presente, en expresiones del especialista en el ámbito inmobiliario Inurrieta, “tiene los días contados”. «Ha funcionado de manera opaca, y se ha debido llevar a cabo empleo aun de trucos contables». El analista tiene relación a que pocos días antes de la primera declaración del estado de alarma, el banco malo se aseguró la supervivencia en un Consejo de Ministros. El diez de marzo, el Ejecutivo aprobó una modificación legal que exonera a Sareb de ingresar en causa de liquidación, si bien su situación familiar fuera negativa. Economía explicó que era un paso preciso a fin de que la sociedad, participada en prácticamente un 46% por el Estado, «siga con sus funcionalidades con normalidad hasta el desenlace de su orden». Un orden que, de entrada terminaría en el 2027 pero que puede prorrogarse. O no.

La Comisión Europea ahora había advertido a España el año pasado de que la Sareb registró números colorados desde su creación, y que todavía sostenía activos valorados en unos 35.000 millones avalados por el Estado

Deja un comentario