como llevar a impagado una dedua no corriente en contabilidad

Los asociados tienen la posibilidad de dar tanto dinero efectivo como cartera, inventarios, activos fijos, trabajo personal, en resumen, cualquier tipo de activo.

Asimismo es posible dar deudas, en tal caso la compañía se encarga de la obligación, como en el momento en que se contribuye un edificio del que se tiene una deuda con el banco.

Virtudes de las provisiones contables para la compañía

La meta de dotar una provisión por un gasto radica en asegurarse de tener los elementos precisos para agradar la obligación en el instante que sea preciso.

Las provisiones contables proponen una sucesión de provecho a las compañías, como tienen la posibilidad de ser:

Regularización contable de saldos de distribuidores “olvidados”

Si un distribuidor o cliente que debe olvidado el reclamo de su deuda, vamos a deber accionar de la próxima forma:

a) Ver de qué año es la deuda. De esta manera si la deuda según el apartado previo no está precripta, no haríamos nada. Realizar algo, como su cancelación, supone que no hacemos las cosas bien, por el hecho de que la deuda prosigue estando desde un criterio civil, te la tienen la posibilidad de reclamar cualquier ocasión, y por el hecho de que además de esto generaremos un ingreso fiscal tributable en Hacienda. Claro, posiblemente ciertos contables estén suponiendo que le semeja bien, ya que al tener pérdidas de otros ejercicios o del mismo ejercicio, sencillamente las compensan y no deben abonar nada. No obstante, esta actuación todavía es errónea, ya que se hace una contabilización en un ejercicio que no corresponde, no obstante, según con el art. 11 de la Ley del IS, tienen la posibilidad de contabilizarse capital en ejercicio previo al del devengo, como podría ser supuesto, pero o sea siempre y cuando no dé sitio a una tributación inferior. Por consiguiente, más tarde una Inspección, podría revisar cuál podría haber sido la tributación adecuada en el ejercicio de prescripción civil, y valorar si hubo una tributación inferior. De ahí que, la manera adecuada de seguir sería la contabilización a lo largo del año de prescripción civil. No obstante, ya que esto piensa una tributación del ingreso, a través de un ajuste extracontable positivo, el departamento contable puede valorar, si es conveniente aguardar la prescripción fiscal, que transcurrirá 4 años tras el año de la prescripción civil. De este modo si debía contabilizarse el ejercicio 2021, se podría contabilizar la cancelación de la deuda en el mes de agosto de 2026, instante en que este ejercicio 2021 estaría prescrito a efectos del impuesto de sociedades concluirá su prescripción el 25 Julio de 2026. Tengamos en cuenta que los 4 años de prescripción del impuesto de sociedades se piensan siempre y en todo momento desde la finalización del periodo voluntario de declaración del impuesto. El taburete contable sería el próximo: Si la deuda se generó en un ejercicio previo al de la contabilización, según la normativa contable, la cancelación se va a hacer contra la cuenta de reservas ———————— ———— ——————— xxx ———————————————————

Deja un comentario