como se contabilidad la deuda a corto a plazo amortizacion

Cuota fija – tasa fija: Es un género de crédito en el que se conoce anticipadamente cuál va a ser su accionar, o sea, se paga a lo largo del período pactado, siempre y en todo momento exactamente la misma cuota quedando como saldo final cero (0)

Para calcular la cuota, tenemos la posibilidad de llevarlo a cabo tomando como base la fórmula para calcular anualidades.

Cálculo de cambiantes bajo modalidad de cuota variable

Al efectuar la tabla de amortización bajo la modalidad de cuota variable hay que saber lo siguiente (hay que tener en consideración que, si existe cargos socios a la deuda como seguros, estos tienen que sumarse a la cuota que conseguiremos ahora):

  • Interés: aparece de multiplicar el saldo inicial de la deuda (por a cada periodo) por la tasa pactada en la obligación.
  • Abono a capital: es el valor que resulta de dividir la suma recibida en el préstamo entre el número de periodos o cuotas de la obligación.
  • Cuota: es el valor que debe abonar la entidad en todos y cada periodo por el préstamo recibido. Para conseguir este valor es requisito agregar el interés y el abono a la ciudad más importante del periodo.
  • Saldo inicial: en el primer periodo es exactamente la misma suma del préstamo concedido, y al comienzo del siguiente periodo sería igual al saldo final conseguido del periodo previo (de este modo consecutivamente para cada periodo).
  • Saldo final: es el resultado de quitarle al saldo inicial del periodo el abono a capital.

La viable capitalización del crédito no concursal que no reúne los requisitos sustantivos del art. 1 LSC por vía del incremento con aportaciones no dinerarias (y por el valor razonable según especialista)

Ni que decir debe, en atención a su configuración, no todos y cada uno de los créditos contra la sociedad reúnen los requisitos materiales previstos en el art. 301.1 LSC en un preciso instante particular que se considere su viable capitalización. Tanto es conque para eludir este inconveniente y socorrer el absurdo requisito legal,

el legislador de la reforma concursal dió por bueno, a efectos del producto 301 LSC, los créditos preconcursales y concursales que no reúnen estos requisitos (vid. infra). No obstante, fuera del marco de los pactos de refinanciación susceptibles de homologación judicial (cf. disp. ad. 4a LC) y del certamen (art. 200.2 LC), quitan créditos y préstamos supuestamente no susceptibles de capitalización por la vía de la compensación de créditos. De esta forma, un prestamista bajo la fórmula de cupón cero, por refererir un caso de muestra paradigmático de acreedor completamente extramuros en el producto 301.1 LSC, no dispone antes del término del préstamo o empréstito, de un crédito encuadrable en los legalmente capitalizables por esta vía. En una emisión de obligaciones fácil, si bien haya acuerdo con los obligacionistas e inclusive acuerdo con el sindicato para rescatarle adelantado por conversión en capital, puede suceder que no se haya amortizado nada del primordial y no se cumplan los requisitos. No afirmemos en el momento en que la deuda es perpetua como sucede con alguna financiación subordinada.

Deja un comentario