como valorar en contabilidad las acciones de otra empresa

Una compañía cotizada para la que es requisito efectuar un análisis va a deber tener presente que hay una diferencia entre el valor contable y el valor comercial, y comprender esto va a ser de suma importancia para los desenlaces del análisis. Entonces, deberemos el valor contable o valor en libros es el valor de la compañía en función de sus libros o balances económicos, teniendo en cuenta esto el valor contable se calcularía por medio del cómputo de situación. Por su lado, el valor comercial es su valor en concordancia, en dependencia de de qué forma lo reflejan las acciones cotizadas.

Redacción INCP desde producto anunciado por Euribor (España) – Por Marc Fortuño 

El fondo de comercio

El fondo de comercio es la aptitud que tiene una compañía producir provecho por medio de sus activos intangibles, como la marca o el capital humano. Es una variable realmente difícil de cuantificar y comunmente se establece cuándo se genera la venta de una compañía por la diferencia entre el importe de la venta y el valor en libros. Por poner un ejemplo, si una compañía tiene un valor contable de 20 millones y se vende por 30 millones, el fondo de comercio es de diez millones.

Este procedimiento combina elementos objetivos y subjetivos para calcular el valor de la compañía, ingresando una variable tan esencial en la actualidad como es el valor de los elementos intangibles. No obstante, pide que se lleve a cabo una bien difícil opinión de estos activos o que se haya producido una venta o traspaso previo del negocio.

¿De qué manera usan los operadores y también inversores el valor contable?

Comúnmente los datos lanzados en un valor contable son usados por operadores y también inversores para efectuar comparaciones entre las distintas compañías que hay, para saber y localizar acciones que están infravaloradas, esto es, a un coste menor, o sobrevaloradas, a un precio altísimo al que habría de ser.

Esta operación de comparación la realizan a través de un cálculo de precio-valor, donde se estiman los valores de la compañía en el mercado de hoy, en referencia al valor contable que tiene. Para conseguir un resultado se va a dividir el valor del mercado entre el respectivo valor contable.

El valor contable

Es un procedimiento de opinión apoyado en el cómputo de cuentas de la compañía y se encuentra dentro de los mucho más fáciles de calcular. Solo tiene presente el patrimonio neto de la compañía. En este procedimiento, se toman los activos de la compañía, esto es, los recursos patrimoniales que tiene en ese instante (aportaciones de los diferentes asociados, recursos muebles y también inmuebles, provecho retenidos en todo el tiempo de la actividad de la compañía , etcétera.) .) ahora continuación, se le quitan los pasivos (lo que debe la compañía, sus deudas). Si contamos, por servirnos de un ejemplo, una compañía formada por tres asociados donde cada uno de ellos contribuye cien.000 euros y donde en el instante de la fundación solicitan un crédito de 200.000 euros para obtener un local y comenzar a marchar. Y a esto le agregamos un gasto en moblaje y equipos informáticos de diez.000 euros y 50.000 euros mucho más de provecho retenidos durante su actividad, tendríamos: Activos: Aportaciones de los asociados: cien.000 x 3 = 300.000 euros.

Moblaje y equipos informáticos: diez.000 euros.

Valor intrínseco desde EBIDTA.

Si el valor de la sociedad o compañía se establece desde su EBIDTA y no de su valor en libros, el trámite para saber el valor intrínseco es exactamente el mismo, solo que lo que se divide es el valor de la compañía preciso de esa forma y no del valor en libros.

Tenga presente que el valor contable de la compañía puede ser diferente de su valor de mercado, o del valor presente de los flujos futuros de efectivo. Lo que no cambia es el número de acciones, que es fijo, da igual el procedimiento con el que se haya valorado la compañía.

Deja un comentario