compensar un saldo de un banco con otro en contabilidad

La compensación del débito y crédito fiscal ha de ser antes registrada en los registros contables de cada compañía.

Achicar el capital para mitigar las pérdidas.

Una última solución que puede adoptar la Junta General, si bien mucho más costosa (necesita escritura notarial y también inscripción registral), es achicar el capital en la cuantía de las pérdidas, siempre y cuando el capital popular no se quede bajo el mínimo legal obligación para el género de sociedad.

Además de esto, ha de saber que esta reducción tiene carácter obligación en las sociedades anónimas en el momento en que las pérdidas hayan disminuido su patrimonio neto bajo ámbas terceras unas partes de la cifra del capital, siempre y cuando haya pasado un ejercicio popular sin haberse recuperado su patrimonio neto.

Idéntico planteo, a eso que asimismo es recurrente en muchas compañías, pasa con abonos que se olvidan de reclamar a los clientes del servicio. El contable desea que su cuenta esté saldada y más que nada que, si algún cliente le solicita el extracto bancario, no se muestre el saldo que el cliente ha olvidado. El contable de la compañía ve que siempre y en todo momento lo tiene pendiente, pero no se le desea abonar si no se le demanda, y ​​por otro lado le da mucha íra que figure en la contabilidad, con lo que de buenas a primeras hace el próximo taburete :

——————————————————— xxx ———————————————————- (400) Clientes del servicio                                                   a                           (113) Reservas Voluntarias ——————————————————— xxx ———————————————————-

Ejemplo

Pongamos, por poner un ejemplo, que Pepe tiene una deuda de 2.000€ a regresar en tres meses. Por causas personales, no puede pagarla en el tempo convenido. Esto quiere decir que deberá abonar un dinero plus a su acreedor para no devolver el dinero a tiempo, esto es, compensarlo.

empresa

El interés de demora es del 5%.

Resumiendo, Pepe va a deber abonar el capital de la deuda (2.000€) y los intereses comunes que se hubiesen acordado en el contrato para prestarle el dinero. Además de esto, deberá abonar el interés de demora.

Por Luis Fernández del Pozo

La última Resolución de 5 de marzo de 2019, del Centro de Contabilidad y Auditoría de Cuentas, por la que se desarrollan los criterios de presentación de los mecanismos financieros y otras caracteristicas contables relacionados con la regulación mercantil de las sociedades de capital tiene dentro un producto -el 33 en el capítulo séptimo sobre el incremento y la reducción de capital- que se ocupa de regular el régimen contable de lo que llama “incremento por compensación de deudas”. No va a ser fundamento de discusión en este trabajo el examen de la suficiencia o de la (presunta) insuficiencia de rango normativo de esta predisposición. A dicho efecto, resulta conveniente quizá rememorar que la predisposición final tercera del Real Decreto 1514/2007, de 16 de noviembre, habilitaba al Centro de Contabilidad y Auditoría de Cuentas (ICAC) para aprobar, a través de resolución, reglas de obligado cumplimiento que desarrollen mencionado Plan y las reglas complementarias, particularmente con relación a las reglas de registro y opinión, y las reglas de elaboración de las cuentas cada un año. En todo caso, avanzo mi opinión de que la contestación a la discutida cuestión que es fundamento de este trabajo (a entender: el reconocimiento a valor razonable de los créditos anulados a la cuantía imputable a capital y reservas en estos incrementos de capital) halla fundamento en exactamente los mismos criterios de opinión de pasivos financieros según el RD aprobatorio del Plan y las reglas de todo el mundo de contabilidad en la cuestión relativa a mecanismos financieros. El precepto afirma de esta forma:

Producto 33. Incremento por compensación de deudas.

Deja un comentario