consideraciones personales sobre el aprendizaje de la contabilidad para jurista

La obra aborda conceptos económicos y financieros desde una práctica óptica y asimismo académica, pensada para la educación de los juristas que deseen reforzar en el saber de todo el mundo de los negocios desde una visión económica. Este libro de Contabilidad para juristas quiere contemplar una profunda laguna que existe en la literatura jurídica y económica de españa, tratando dotar al jurista de las herramientas primordiales para la entendimiento de la técnica registral contable, de los balances económicos de las compañías y de los trabajos y también reportes completados por los auditores de cuentas. El enfoque jurídico de la obra y su relación con los puntos más imporantes del derecho societario y concursal resultará asimismo perfecto a fin de que los expertos de las ciencias económicas logren entender o reforzar en los puntos mucho más importantes del derecho contable vigente en España.

2.1 Capital humano

La teoría del Capital humano se apoya en el término de que la adquisición de sobra entendimientos y capacidades incrementa el valor del capital humano de la gente, acrecentar su empleabilidad , la eficacia y el potencial de capital (MALIK y Monte, 2010, 03).

Chiavenato (2004) para el sujeto debe tener ciertos diferenciales que valores: conocimiento, capacidad y rivalidad. Ha de estar siempre y en todo momento en pos de nuevos entendimientos de forma creciente y continuada. Comprender de qué forma emplear los entendimientos comprados en los instantes correctos. Y la utilización del conocimiento se efectúa para mejorar los desenlaces aguardados.

El empresario como receptor del derecho contable

La contabilidad privada acostumbra dividirse en contabilidad interna o de costos, que tiene carácter potestativo y acostumbra llevarse por fundamentos internos de administración, y la llamada contabilidad externa o contabilidad financiera, que es la una parte de la contabilidad privada impuesta a los hombres de negocios, comunmente, por fundamentos de tutela de otros. Va a ser esta última contabilidad la que centre nuestro objeto de estudio, siendo, al fin y al cabo, la que integre o, si se quiere, desarrolle el deber de contabilidad del empresario sosprechado en el Código de comercio.

El sujeto sometido al deber de llevanza de la contabilidad es el empresario. El Código de Comercio no define al empresario, sino empieza el articulado con la enumeración de los sujetos mercantiles –el mercader individual y las sociedades mercantiles– y con la definición de mercader.

calculadora

A dicho efecto, el Código comprende por mercader a quienes, teniendo aptitud legal para ejercer el comercio, se dedicase frecuentemente a él (art. 1.1 CCom). No obstante, como advierte Colorado, esta definición peca tanto por exceso como predeterminado. Primeramente, por el momento no existe la correlación inicial entre comercio y actividad mercantil, ni entre mercader y empresario. Seguidamente, hay sujetos que, sin tener la aptitud legal, ostentan la condición de hombres de negocios (v. gramos., inferiores o incapacidades). Finalmente, la aptitud legal y la habitualidad son requisitos precisos, si bien no alcanzan para la calificación de hombres de negocios. Finalmente, y, quizás más esencial, es conveniente tener en consideración que hay ciertos sujetos que, pese a cumplir los criterios definitorios de la condición de empresario, quedaron comúnmente excluidos del derecho mercantil y, consecuentemente, de la app del estatuto jurídico del empresario. Este es la situacion de los expertos liberales (abogados, economistas, ingenieros, médicos, etcétera.), campesinos, ganaderos, artesanos y otros expertos de ocupaciones pesqueras o mineras.

Deja un comentario