contabilidad banco de españa asiento al abrir sus cajas

En el momento en que charlamos de las cuentas de tesorería en nuestra tarea día tras día usaremos tanto cuentas de caja como de banco.

Entendemos que con independencia de los movimientos, la cuenta de caja no tiene la posibilidad de tener jamás saldo acreedor y si la tiene, por supuesto hay un fallo que debemos corregir en el instante. Pero no sucede lo mismo con la del banco, logrando presentarlo animado por un descubierto, algo muy corriente durante sus movimientos en los asientos de administración. Si el banco muestra un descubierto y por consiguiente un saldo acreedor en todo el ejercicio no va a suponer ningún inconveniente, pero si va a haber si en el momento de cerrar nuestra contabilidad estamos con un saldo negativo.

¿Qué es un arqueo de caja?

El arqueo de caja es un mecanismo que utilizan varios negocios que reciben una gran parte de sus capital a través de pago al contado, los que, se efectúan una vez cada día o en el final del turno de un trabajador, así mismo, el cajero va a ser responsable del dinero de la caja registradora.

La intención de este recuento de dinero es revisar que se tuvo presente todo el dinero recibido, y si el dinero coincide con el saldo de la caja registradora.

El saldo de una cuenta es el resultado de restar los importes anotados al diez y los anotados al tener una cuenta de mayor:

  • Si el resultado está en la una parte del diez (por el hecho de que el importe de este es superior): el saldo es moroso
  • Si el resultado es en la una parte del haber (por el hecho de que el importe de este es superior): el saldo es acreedor

Taburete contable de costos

El taburete contable de costos siempre y en todo momento circunda una cuenta del Conjunto 6, tal como una cuenta del conjunto 4. Como ahora comentamos en el punto previo, no en todos los casos va a ser preciso que englobe la cuenta de IVA soportada, y aquí puede ser mucho más usual que se vea la cuenta del Banco en el Haber. Se puede destacar que, según el reglamento de facturación, muchas de las operaciones financieras que efectuamos con el banco no precisan la emisión de una factura.

Ejemplo:

b) Tarjeta de crédito

En el momento en que pagamos con la tarjeta de crédito no lo hacemos con los fondos de nuestra cuenta bancaria, sino lo que verdaderamente paga es nuestro Banco. Nos está prestando el dinero ahora mismo y nos lo va a cobrar mucho más adelante, con costos y también intereses.

Por la predisposición que hacemos en efectivo

Deja un comentario