contabilidad de prima de seguro con impuesto no deducible

A fin de que un gasto sea deducible, es requisito que cumpla el principio de la causalidad, basado en este requisito importante y en app del inciso c) del producto 37 de la Ley del impuesto a la renta, s se establece que es gasto deducible el importe cancelado por:

las primas de seguro en el momento en que cubran peligros sobre operaciones, servicios y recursos productores de rentas gravadas, tal como las de accidentes de trabajo de su personal y lucro cesante.

¿Cuándo se hace deducible el seguro de vehículo?

Puedes realizar deducible tu seguro de turismo en todos y cada uno de los regímenes, salvo como empleado, puesto que no se considera importante para efectuar tu actividad productiva, al paso que en el resto de los esquemas sí lo es.

Por servirnos de un ejemplo, en el momento en que requieres del vehículo para efectuar entregas, entrevistas, prospección de clientes del servicio o rastreo de negocios.

En el momento en que el seguro médico no es deducible de impuestos

Si no pagaste por un seguro médico, no puedes reclamar una deducción de impuestos por ella. Si su empleador paga sus primas de seguro médico, no puede inferir estos costos. No obstante, si un empleador solo paga parte de las primas, puedes reclamar una deducción por la porción que pagas tú.

Si recibiste un subvención o un crédito tributario de prima para conseguir un plan en el Mercado de Seguros Médicos por medio de la Ley de Precaución de Salud en Bajo Precio, cualquier anticipo del crédito o subvención que reduzca el coste de las primas de tu seguro médico es imposible reclamar como deducción.

empresa

No obstante, el dinero que pusiste del bolsillo para abonar las primas de seguro médico podría ser deducible de impuestos.

El producto 18 fracción VI de la Ley del Impuesto sobre la Renta (LISR) establece que se considerará como ingreso acumulable la cantidad recuperada por seguros, fianzas o responsabilidades a cargo de terceros; siempre y cuando sean pérdidas de recursos del contribuyente.

Como entendemos, las compañías padecen de forma frecuente contingencias por siniestros o causas de fuerza mayor, por poner un ejemplo, algún desastre natural, un hurto, pérdida, etcétera.; donde se pierden recursos, mercancía o activos (maquinaria, aparato de transporte, aparato de balance, entre otros muchos). En el momento en que estos recursos están asegurados por resolución de la compañía o por cumplimiento de alguna predisposición legal, en su caso algún siniestro, la empresa aseguradora va a estar obligada a indemnizar, en los términos del respectivo contrato, al titular del bien.

De esta manera, en el momento en que el contribuyente recibe proporciones pagadas por la empresa aseguradora, este importe debe considerarse, de entrada, como un ingreso acumulable en términos del producto 18 fracción VI de la LISR.

Deja un comentario