contabilidad para fundaciones sin animo de lucro en colombia

La Alcaldía Mayor de Bogotá DC tiene la capacitad de llevar a cabo las funcionalidades administrativas de inspección, control y supervisión sobre las Entidades Sin Ánimo de Lucro – ESAL. Con base en ello, la Asesora Jurídica, mediante la Circular 016 de 29 de marzo de 2022, sacó el archivo que apunta las normas para enseñar los documentos y los datos de la información jurídica, financiera y contable que han de ser reportar anualmente.

La circular se dirige a representantes legales, revisores fiscales y contadores (s) de asociaciones, fundaciones, corporaciones y generalmente a cualquier Entidad Sin Ánimo de Lucro que esté domiciliada en Bogotá D.C., que se estén bajo la inspección, supervisión y control de la Alcaldía Mayor de Bogotá D.C.

¿Qué es la contabilidad y cuál es su finalidad?

La contabilidad es una especialidad que se creó para efectuar y regentar los movimientos económicos, de particulares o compañías. Primordialmente se utiliza para que todos los que lo requieran traigan un registro de las entradas y salidas económicas. Se emplea frecuentemente para reflejar la diferencia entre inversiones, costos y también capital. Así mismo se puede hallar un resultado económico que refleje lo que ganó el especial o la compañía, en la situacion que nos ocupa, la asociación o entidad no lucrativo. La contabilidad recopila la integridad de los capital y costos que se tuvieron en un transcurso de tiempo, de manera que deja conocerlos. Además de esto, con las oportunas operaciones deja comprender el saldo de todas y cada una de las partidas que tienen algún género de relación con la compañía.

La contabilidad se enfoca en distintas conceptos. Para realizarla es requisito tomar en consideración cuáles son los proyectos o finalidades de la asociación.

¿Una fundación debe llevar contabilidad?

Con contundencia sí. En España, por imperativo legal, la Ley 50/2002 de fundaciones establece en su producto 25 que todas y cada una de las fundaciones están obligadas a rendir cuentas al Protectorado. En exactamente el mismo sentido, se manifiestan las diferentes leyes autonómicas de fundaciones, forzando a llevar una contabilidad oficial. Además de esto, la Ley del impuesto de sociedades establece que todos y cada uno de los obligados a enseñar el impuesto deberán llevar contabilidad. Y en el momento en que la AEAT pone la lupa, lo destacado es tener aconsejes fiscales especialistas en entidades no lucrativo.

Legalmente las asociaciones están obligadas a llevar contabilidad. El producto 14 de la Ley 1/2002 de asociaciones establece que estas «tienen que llevar una contabilidad que deje conseguir la imagen leal del patrimonio, del resultado y de la situación financiera de la entidad».

Deja un comentario